La historia de Esus

La historia de Esus

Por Jaime de Uriarte del Cuerpo Canino Terapéutico Lincoln

¡Hola a todos! Hoy me había propuesto contaros la historia de mi compi perruno. Pero para conocer a Esus, me hacen falta muchos artículos; podría escribir un libro, con capítulos más técnicos, más emocionales, más vivenciales… y supongo que nos pasa a todos los que vivimos con un perro. Intentaré resumir, e ir a lo más significativo en general.

Continuar leyendo “La historia de Esus”

El rincón de Gigi

Familias numerosas: la mejor forma de crear una familia de dos perros

Si quieres tener a más de un perro en tu familia, hay que incorporarlos de uno en uno – aun si lo que pretendes es que se hagan compañía. La mejor forma de iniciar bien la incorporación es empezar con uno (da igual que sea cachorro que adulto), y concentrarte en convertir al primero en un compañero entrañable que respeta tus normas y que aprenda la dinámica de tu mundo.

Se debe esperar un mínimo de seis meses antes de incorporar a otro perro. Si lo que quieres es que sean los dos cachorros, hay que contemplar la posibilidad de esperar un año para incorporar al segundo. Ésa es la edad en la que las razas de tamaño pequeño y mediano llegan a la adultez. El primero le enseñara al nuevo cómo es la convivencia en tu casa, y el nuevo aprenderá con el ejemplo del mayor. Si tu primer perro es un buen ejemplo, te facilitará mucho la educación del segundo.

La historia de Barú

La historia de Barú

 Por Cristina Salguero del Cuerpo Canino Terapéutico Lincoln

 

La historia de Baru

Dejad que os presente a Barú, el primer caballo miniatura que trabaja como animal de terapia asistida en el equipo Lincoln de Madrid. Barú cumplió dos años el 17 de junio 2017; es hijo de un muy respetado campeón de varias competiciones morfológicas y dota de un carácter muy cariñoso y especial.

 

A mediados del año 2016 Barú y su mejor compañero Saroo, viajaron de Inglaterra a España para quedarse, y formarse en un entorno ideal hecho a medida para así poder formar parte de un equipo tan importante como es Lincoln. Me sorprendió desde el principio la buenísima disposición que ofrecía Barú a la hora de aprender diferentes actividades. Sin duda le encantan los premios y, entre ellos, su favorito sería ¡la sandía!  En casa, aparte de su amigo Saroo, (caballo miniatura), tiene a Mini, (Jack Russell terrier), a Oscar, (Dachshund), Shylo, (pitbull-labrador), Buster, (labrador), y a Terra, (gata callejera). Terra es una gatita que fue rescatada y adoptada hace cuatro meses aumentado la gran y variada familia, ¡donde nunca faltan amor y alegría!

La historia de baru 1

Cuando Barú empezó a aprender las diferentes actividades que ofrecemos, se mostró muy interesado en ellas. Tanto para él como para mí, se convierten en momentos de juego y risas. ¡No hay nada que le guste más que dar besos, abrazos y sacarte y devolverte la sonrisa!

La historia de Baru

Su personalidad es en todo momento pura y real, y es así como tiene que seguir desarrollándose mientras va creciendo y madurando. Eso es lo que buscamos cuando Barú conoce situaciones y gente nueva, que sea ÉL mismo, como bien dice su nombre, Barú, que significa noble. Barú es un caballo miniatura que mide 30 pulgadas (aproximadamente 76,2 cm)  a la cruz.  (La cruz es el lugar donde crece el último pelo de la crin). Es de color negro entero con reflejos naturales (por el sol) de color rojizo en la crin y cola. Tiene los cuatro cascos negros que a su vez refleja la dureza del casco, cuanto más oscuro, más duro. Sus ojos grandes, la expresión de sus orejas, lo dicen todo cuando te mira. ¡Un rato a su lado crea momentos inolvidables! Me siento orgullosa tanto de él como de equipo. ¡Juntos formamos algo más grande aun!

La Historia de Baru 3

El Rincón de Gigi

Hay que ponerse gafas de color de rosa al contemplar a nuestros perros

Gafas de color de Rosa

 

Por desgracia, nosotros, como seres humanos que somos, tendemos a centrarnos en lo negativo, en lugar de en lo positivo. Para no caer en esta trampa, debemos ponernos gafas de color de rosa al contemplar a nuestro perro. Es decir, hay que hacer un esfuerzo consciente para centrarnos en las 999 veces en que nuestro perro hace lo que queremos, en lugar de centrarnos en la vez que hace algo que no nos gusta. ¡El trabajo en positivo!

Si nos centramos en los comportamientos que nos gustan y se los recompensamos, podemos transformar rápidamente el comportamiento de nuestro perro. Además, si ignoramos las actitudes que no nos gustan, y no recompensamos el mal comportamiento prestándole atención, tenemos la posibilidad de ir modificando conductas.

Por último, es especialmente útil aprovechar las situaciones en las que nuestro perro nos ofrece comportamientos deseados de forma natural: los perros saben tumbarse, sentarse, estirarse (hacer la reverencia) que son conductas que realizan espontáneamente a lo largo de la convivencia diaria. ¡Es una buena ocasión para capturar conductas que nos interesan!

 

 

 

La historia de Samba

La historia de Samba

Por Andrea Esteban del Cuerpo Canino Terapéutico Lincoln

La historia de Samba

 

Os presento a Samba, una perrita de la raza Golden Retriever que actualmente tiene cinco años y medio. Samba llegó a nuestras vidas con tan solo dos meses de edad y no tardó ni unas horas en adaptarse a su nueva familia, dentro de la cual ya estaba Coba, otra perra de raza Bóxer, que por entonces tenía cuatro años. Samba llegó como un terremoto y era imposible que pasase desapercibida, por lo que Coba y ella hicieron migas enseguida, y desde entonces es casi imposible encontrarlas separadas.

Continuar leyendo “La historia de Samba”

El Rincón de Gigi

No hay que castigar a un perro por gruñir

Los perros se comunican de muchas maneras que, en algunas ocasiones, son imperceptibles para los humanos.

No hay que castigar a un perro por gruñir

Bostezar, lamerse los labios y girar la cabeza son algunas señales de ansiedad, estrés o incomodidad.

Desafortunadamente, no siempre respondemos de una forma adecuada a esas señales sutiles, por lo que a veces, los perros tienen que pasar a otros métodos de comunicación más visibles como pueden ser gruñir o ladrar.

Para los perros, el gruñido es un mensaje claro de que una situación determinada es incómoda. También es un indicador de que se puede producir una mordida si las cosas no cambian.

Hay que interpretar el gruñido como un aviso. Más adelante, se le podrá enseñar al perro a responder mejor en ese tipo de situaciones, pero mientras tanto, debemos agradecerle al perro que nos haya avisado y eliminar o parar lo que le haya llevado a gruñir.

Si castigamos el gruñido, parará el gruñido, pero no parará el malestar que lo haya provocado y nos privaremos de una señal de aviso muy valiosa.

¡No hay que castigar al perro por gruñir!

Terapia asistida con animales

Terapia asistida con animales: ¿Cuáles son las aplicaciones?

Por Peggy Gilbert del Cuerpo Canino Terapéutico Lincoln

La única limitación para las aplicaciones de la terapia asistida con animales es la imaginación. Son múltiples los tipos de centros y las condiciones de los usuarios (físicas y psicológicas) donde se puede practicar.

Continuar leyendo “Terapia asistida con animales”