La psicología canina #3

La “psicología” canina (tercera parte)

Por Peggy Gilbert del Cuerpo Canino Terapéutico Lincoln

Emociones

¿Tienen sentimientos los cánidos? Hay autores que aun hoy mantienen que los perros no tienen emociones – que sólo actúan en función de sus instintos.

La mayoría de los científicos son reticentes a concluir que los perros experimentan emociones.

Continuar leyendo “La psicología canina #3”

La psicología canina #2

La “psicología” canina (segunda parte)

Por Peggy Gilbert del Cuerpo Canino Terapéutico Lincoln

Inteligencia intrapersonal y interpersonal: Una habilidad que tienen los cánidos es lo que se llama la inteligencia intrapersonal.

Se trata del autoconocimiento – la posibilidad de conocer las habilidades y las limitaciones propias.

Un perro que duda o se niega a saltar una barrera que sabe es demasiado alta, está demostrando este tipo de inteligencia.

Desde el punto de vista del pensamiento abstracto, esto es muy importante.

Muy probablemente el perro tenga que emplear algún procesamiento consciente o a lo mejor incluso una cierta visualización.

Así que el perro debe tener en cuenta la altura de la barrera que debe saltar, valorarlo en función de sus capacidades, y posiblemente imaginarse hasta qué altura puede saltar, etc.

Continuar leyendo “La psicología canina #2”

La psicología canina #1

La “psicología” canina (primera parte)

Por Peggy Gilbert del Cuerpo Canino Terapéutico Lincoln

¿Se puede hablar de la psicología de los cánidos?

Veamos. La psicología estudia el comportamiento humano, luego no podemos hablar con propiedad de la psicología del perro.

La etología es el estudio del comportamiento animal, pero en su hábitat natural por lo cual tampoco la etología da cuenta del comportamiento de los perros domesticados.

Si a eso añadimos el hecho de que los seres humanos tendemos al antropomorfismo – atribuimos a los perros cualidades y motivaciones humanas y además, proyectamos nuestras propias emociones en los perros, el dilema es aún mayor.

Continuar leyendo “La psicología canina #1”