El Rincón de Gigi

No hay que castigar a un perro por gruñir

Los perros se comunican de muchas maneras que, en algunas ocasiones, son imperceptibles para los humanos.

No hay que castigar a un perro por gruñir

Bostezar, lamerse los labios y girar la cabeza son algunas señales de ansiedad, estrés o incomodidad.

Desafortunadamente, no siempre respondemos de una forma adecuada a esas señales sutiles, por lo que a veces, los perros tienen que pasar a otros métodos de comunicación más visibles como pueden ser gruñir o ladrar.

Para los perros, el gruñido es un mensaje claro de que una situación determinada es incómoda. También es un indicador de que se puede producir una mordida si las cosas no cambian.

Hay que interpretar el gruñido como un aviso. Más adelante, se le podrá enseñar al perro a responder mejor en ese tipo de situaciones, pero mientras tanto, debemos agradecerle al perro que nos haya avisado y eliminar o parar lo que le haya llevado a gruñir.

Si castigamos el gruñido, parará el gruñido, pero no parará el malestar que lo haya provocado y nos privaremos de una señal de aviso muy valiosa.

¡No hay que castigar al perro por gruñir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *