El Rincón de Gigi

El transportín

A tu perro, le gustará el transportín si le pones su comida dentro.

Transportín

Si le das de comer a tu cachorro dentro del transportín, se creará una asociación positiva.

Algunos cachorros no entrarán del todo para comer; si el tuyo es reticente a entrar, al menos, puedes colocar su plato justo en la entrada del transportín, de modo que tiene que introducir la cabeza.

Una vez que entre del todo, puedes cerrar la puerta un segundo y volverla a abrir, mientras esté comiendo para ir aumentando el tiempo.

A algunos cachorros, les cuesta un poquito más, en cuyo caso, lo conveniente es desarmar el transportín para acostumbrar al perro a entrar sólo en la parte inferior (sin tapa y sin puerta).

Cuando ya esté a gusto entrando en la parte inferior, puedes colocar la parte superior, pero sin puerta. Si entra tranquilo con el transportín montado, se puede montar la puerta, pero sin cerrarla.

El último paso, será poder cerrar la puerta.

Se trata de que para el cachorro, el transportín se convierta en un refugio – un lugar propio en el que pueda estar tranquilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *