La historia de…

La historia de Sunny

Por Peggy Gilbert – Cuerpo Canino Terapéutico Lincoln

 

Fue el 14 de febrero de este año, el día de San Valentín. ¡Quién iba a imaginar lo especial que sería ese día! Fue el día en el que Sunny (antes Duna) apareció en un polígono cerca de Aracena (Huelva) y el día que la rescató la Asociación Peludos Sierra de Aracena.

En ese mismo polígono tiene consulta la veterinaria que colabora con la Asociación, pero un guardia civil y algunas compañeras de la Asociación de un pueblo que está a 20 km, confirmaron que en noviembre la perra estaba por ese pueblo y que no pudieron cogerla. Es decir, que alguien se tomó la molestia de levarla a Aracena y abandonarla a su suerte.

Se avisó a la policía local de allí, que no fueron muy optimistas. El estado de Sunny era lamentable, y tanto es así, que la misma policía no quería ni tocarla. Su aspecto impresionaba. Tenía la cara hinchada, no podía apoyar las patas y, de hecho, la policía local pensó que habría que sacrificarla.

La historia de Sunny

Avisaron a la veterinaria quien salió con su auxiliar (estaba prácticamente al lado), y la llevaron en peso a la consulta. Una vez allí, la veterinaria confirmó que se trataba de sarna, aún así, dijo que era una perra extraordinaria, ¡una perra 10!

La llevaron a las dependencias del Ayuntamiento de Aracena porque tenía que estar un tiempo aislada. El Ayuntamiento asumió los gastos de unas analíticas y su medicación.

La historia de Sunny

Desde la Asociación dijeron que cuando la veterinaria dijera que podría salir de allí, la llevarían a una casa de acogida, también algo aislada, porque había que seguir haciéndole curas. De ahí se fue a una casa de acogida donde le hacían las curas, le administraban su medicación, la llevaban de paseo y le hacían todo lo que necesitaba. ¡Fue allí que descubrieron que le gustan mucho las salchichas!

Aún coLa historia de Sunnyn todos los cuidados, no tenía pelo en el rabo, y todavía imponía verla.

No obstante, ya empezaba a moverse mejor, tenía las patas menos hinchadas y la cara parecía que cogía su forma.

Posteriormente, la Asociación Peludos Sierra de Aracena la ofreció en adopción y nos enamoramos de ella. La Asociación se ocupó de que fuera esterilizada y organizaron su transporte.

La historia de Sunny

Llegó a Madrid el 26 de mayo gracias a Transportes Cuca quienes cuidaron muy bien de ella.

La incorporación en la casa con las otras dos perras fue relativamente fácil y rápidamente se acomodó.

La historia de Sunny

Después de un tiempo, cuando ya estaba acostumbrada a su nueva casa y hermanas, empezamos su entrenamiento, ya que está destinada a ser una perra de terapia del Cuerpo Canino Terapéutico Lincoln. Poco a poco, va aprendiendo los nuevos comportamientos y ya ha empezado a asistir a algunas sesiones en residencias de ancianos.

La historia de SunnyLa historia de Sunny

En un principio, pensamos que, por ser tan grande, los usuarios podrían tener algún reparo a interactuar con ella. Para nuestra sorpresa, ¡fue todo lo contrario! Los ancianos le tocaban y la cepillaban con gusto. De hecho, para las personas en sillas de ruedas, su gran tamaño es una ventaja.

La historia de Sunny

 

Son muy cuidadosos con ella, y ella les regala su simpatía. De hecho, los profesionales de una de las residencias nos comentaron que una usuaria, Raquel, que habitualmente respondía a muy pocos estímulos, ha sonreído con Sunny ¡como nunca la habían visto!

Sunny promete ser una gran perra de terapia en que su simpatía y manera tranquila van a servirle para ayudar a muchas personas vulnerables – a niños, ancianos y personas con diversidad funcional.

La historia de Sunny

Gracias, Sunny, por ser una perra 10.

¡Juntas, vamos a ayudar a muchas personas!

 

 

Un comentario en “La historia de…”

  1. Que alegría saber de ella y su situación,Ojalá vean la publicación los que la abandonaron y se den cuenta que de no cruzarse un ángel que la recogió habría muchas personas que no gozarian de ella,de su cariño,su sabiduría,de lo mucho que tenía para dar a los demás.Felicidades a todos los que lo habéis hecho posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *